viernes, 1 de febrero de 2013

¡Naranja Time!

Para este domingo necesito unas naranjitas confitadas bañadas en chocolate.... así que manos a la obra. 
He empezado anoche, puesto que hay que esperar bastante entre un paso y otro. 

Primer paso: comprar naranjas. Jajajajaa. Fundamental para esta receta. Y las he comprado donde más ricas están: en Valencia. Llamé el lunes por la mañana, y el martes ya estaban en mi casa... una cajita así.... de 15 kilos.



De Naranjas El Abuelo. Buenísimas.

Bueno, para esta ocasión he cogido 3 naranjas y media. Las he lavado bien bien y las he pelado y cortado en tiras. Se colocan las tiras de naranja en una olla cubiertas con agua y las llevamos a ebullición.
Tiras de naranja cubiertas de agua

En el momento en que rompen a hervir, las sacamos, colamos y pasamos por agua fría.





Las volvemos a poner en la olla con agua fría y las llevamos al fuego hasta ebullición y en ese momento las retiramos y pasamos rápidamente por agua fría. Y así hasta 6 veces. En esta parte del proceso uno no se puede ir de la cocina ni un momento... hacedme caso.



Ponemos 250gr de azúcar con 250 ml de agua en el cazo a fuego medio fuerte para hacer el almíbar en el que confitaremos las naranjas. En el momento que rompa a hervir, echamos las naranjas y bajamos el fuego. Lo tenemos ahí (vigilándolo) una hora y media, más o menos. 



Tendremos preparada una rejilla y bajo ésta, papel, el que sea (de cocina, plata...) Es para recoger el almíbar que va cayendo de las naranjas y que no se nos quede pegado en la mesa. Irá a la basura, así que algo barato.



Vamos colocando las tiras en la rejilla, a ser posible sin que se toquen, y las dejamos enfriar. 24 horas. Mínimo. 



El almíbar que sobra puede utilizarse, bien para emborrachar un bizcocho otro día (aguanta muy bien en un tarro cerrado en nevera), o, si subimos el fuego, hacer un caramelo y con éste, unas ricas piruletas con sabor a naranja. Deliciosas.



Una vez secas las tiras, ya están de rechupete. Se conservan muy bien varios días guardadas en una caja en la nevera. Y no necesitarían más. Pero yo las quiero con chocolate.




Así que esta tarde, cuando hayan secado bien del todo, me pondré con el siguiente paso.


____________


Ya estamos a sábado. 

Las naranjas están perfectamente secas y sólo les falta el chocolate. Yo utilizo chocolate negro de hacer, el de Nestlé, y solo "baño" media tira... pero eso va a gusto de cada cual.



En un recipiente estrecho deshacemos al baño María el chocolate. Con un poco de agua. Cuando esté deshecho del todo, apagamos el fuego, pero trabajamos sobre él.. para que el calor que queda en la placa nos mantenga el chocolate líquido el tiempo que se tarda en bañar las naranjas. 



Cogemos una tira de un extremo y la introducimos en el chocolate todo lo que queramos bañarla. Inmediatamente la colocamos sobre una rejilla para que seque. Y así con todas las tiras. Nuevamente ponemos papel debajo, para que el chocolate que caiga no manche nada....








Yo he quitado el papel para la foto.. que quedaba fatal! jejeje. Pues nada... esto ya está. Ahora solo hay que esperar a que enfríe el chocolate y se endurezca. Y sin comerse ni una!!! O más difícil aún: sin que se coman ni una!!





Listas para empaquetar. Una bolsita, un lazo (negro hubiera estado mejor, pero rosa es lo que había) y ... a disfrutarlas! Espero que gusten. 


... He de confesarlo. He probado una, una pequeñita... para saber si están ricas! y si, si lo están. ¡Están de muerte! ¡Qué vicio! Mmmm qué difícil comer solo una. Las he embolsado rápidamente para no caer en la tentación. 


De estas 3 naranjas y media, me han salido 138 gr de tiras de naranjas confitadas. Una vez pasadas por chocolate se han convertido en 236 gr de golosina. No está mal... hay que tener estos datos en cuenta cuando se preparan, para saber cuántas naranjas despellejar. Jejejeje

Que las disfrutéis....

2 comentarios:

  1. Tienen que estar de rechupete !!!! Eva

    ResponderEliminar
  2. Doy fé, fueron todo un éxito! M.

    ResponderEliminar