martes, 5 de febrero de 2013

Tocinillo de MAR




Si.. ya se que es Tocinillo de Cielo... pero es que éste es de MAR, porque es la genial Mar quien lo ha preparado. Así que... hoy Tocinillo de Mar.

Esta mañana he ido a su casa para que me enseñe a hacer este dulce de toda la vida. Ella los hace de siempre y le salen buenísimos, así que he ido a ella para que me enseñe. Y vaya cosa rica que ha salido!! ahora, en cuanto nos baje el nivel de azúcar un poco de la sangre, lo repito en casa. A ver si me he enterado bien....

De la que hemos llegado, lo tenía todo bien preparadito... la receta imprimida para mi, todos los utensilios listos, los ingredientes... así da gusto.

Lo primero que me chocó, fue este "chisme": es para calentar cosas que no están preparadas para la vitro,  sobre la vitro. Me ha parecido un invento. De la que baje al centro lo compro. En la Montañesa me ha dicho.


Empecemos.

Tres fuegos encendidos. 

Fuego 1.- Sobre este auxiliar del que he hablado, se coloca el molde donde se va hacer el tocinillo y le echa una muy generosa cantidad de azúcar. Para hacer el caramelo. Poco a poco el azúcar se va deshaciendo y cogiendo ese bonito color dorado del caramelo. Aquí, dependiendo de los gustos de cada uno, se le deja coger más o menos color, o lo que es lo mismo, más o menos sabor. Nosotras lo dejamos más bien clarito.

Cubrir todo el fondo con azúcar

Lentamente se va derritiendo

Sin parar de remover
Ya casi está...

Así, doradito.. no muy quemado. Ahora a enfriar

Fuego 2.- Colocamos una cacerola/olla... amplia con agua y los lados de un molde desmontable. Necesitamos que hierva. A que con esta foto se entiende mejor?



La tapa de esta olla (hay que elegir olla con tapa) la cubrimos con un trapo. Este trapo chupará todo el vaho que se cree al cocinar el tocinillo.



Fuego 3.- En un cazo, poner el agua con el azúcar. Hacemos un almíbar muy clarito.


Mientras todo esto está calentándose, vamos preparando los huevos. 

10 yemas y un huevo

Son todo yemas y un huevo entero. Lo batimos. Añadimos la leche y batimos más.

Cuando el almíbar del fuego 3 está listo, lo añadimos un poco a las yemas y la leche SIN PARAR DE MOVER, para que no se corten con el calor. Y otro poco. Y otro poco. Así sin parar de remover hasta terminar con el almíbar. 

Se añade el almíbar de poco a poco...

Sin parar de remover las yemas

En este tiempo, el caramelo del fuego 1 debería estar listo. Debería haberse hecho y enfriado. Colocamos el molde caramelizado en la olla con el agua hirviendo sobre los lados del molde. Hay que asegurarse de que el molde caramelizado NO toque el agua. Así:




Cogemos un colador y echamos la mezcla de las yemas en el molde, pasándolo por un colador.

Poco a poco la mezcla en el molde

Pasarlo por un colador
Lo tapamos con su tapa envuelta en el trapo. Lo cerramos lo mejor posible. 



Se deja cocer 20 minutos. Pasado este tiempo, se apaga el fuego, se quita la tapa y lo dejamos reposar un rato. Que enfríe un poco. Se saca del agua y se deja enfriar del todo antes de desmoldarlo. 

Y ... ¡¡¡¡¡a fliparlo!!!!!!!! 
El resultado es un suave y cremoso tocinillo. De un sabor espectacular. Mejor que cualquiera que vendan por ahí. Y 100% natural. Y riquísimo...






Ahora es cuando le ponen la nata y demás historias para adornar. No lo hagais. Este tocinillo no necesita adornos. Así, solo, está impresionante.

Para conservar, a la nevera. Pero a la hora de comer, sacarlo con tiempo. Está más rico.

Ahí van los ingredientes:

10 yemas
1 huevo entero
500 gr. azúcar blanca, más la necesaria para hacer el caramelo
250 ml. agua
125 cl. leche



Este color, lo dice todo...













No hay comentarios:

Publicar un comentario